Costalero, Penitente, Músico…¡Prepárate para la Semana Santa!

Si vais a salir de costalero, penitente o músico en Semana Santa estos consejos os ayudarán a evitar posibles lesiones y a disfrutar mejor de estas fiestas.

Antes de la procesión:

  • Practicar alguna actividad física con regularidad.
  • Revisión por un fisioterapeuta y un podólogo para garantizar una salud óptima y un estado de los pies adecuado.
  • Entrenamiento especifico para adquirir una preparación adecuada.
  • Realizar un calentamiento adecuado y unos ejercicios de estiramientos con el fin de liberar las articulaciones.
  • Calzado y ropa adecuada: Es fundamental utilizar zapatos cómodos para evitar rozaduras, con suela resistente que absorba bien los impactos y que sujeten bien el tobillo para evitar torceduras. Además, hay que utilizar calcetines cómodos, que no sean nuevos y sin costuras para evitar rozaduras.
  • Hidratación de los pies, con cremas hidratantes o vaselinas.
  • Utilizar medidas protectoras para las zonas con mayor riesgo de sufrir una lesión ( fajas, vendajes funcionales.. )

 

Durante la estación de penitencia:

  • Los costaleros deben seguir los siguientes consejos:
    • Cabeza erguida y mirada al frente.
    • Contraer la musculatura abdominal y lumbar.
    • Respirar sincronizadamente: al tomar aire, relajar el abdomen y al expulsarlo, apretar el abdomen.
    • Mantener el tronco erguido con espalda recta.
    • Durante la carga, ayudarse entre los compañeros para mantener la postura correcta.
  • Hidratarse correctamente, bebiendo líquidos de forma continuada en cantidades pequeñas y a temperatura ambiente.
  • Durante los relevos hacer ejercicios de estiramientos y mantener el calor corporal para no enfriar el cuerpo.

 

Después de la procesión:

  • No parar de repente, hacerlo de forma paulatina.
  • Quitarse la faja poco a poco.
  • Realizar ejercicios de estiramientos y movilidad articular.
  • Si aparecen molestias o síntomas de una lesión, acude a Fisyos Medicentro o a un profesional sanitario.
  • Evitar los baños calientes con sal en los pies porque inflamarían más la zona y, además, pueden deshidratar un poco la piel. Lo aconsejable son baños de contraste que alternen agua fría y tibia, utilizar jabones suaves, secar muy bien todo el pie, incluyendo los espacios entre los dedos, y aplicar una crema hidratante con un masaje suave.
  • Si aparecen ampollas en los pies se recomienda que sean tratadas por un podólogo. Se pueden colocar apósitos o almohadillas para evitar la presión sobre las zonas.

 

No hay comentarios

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para ofreceerte la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies